TRIDUO A CARMELITA Día 2

“Nacimientos de Madrecita”

Triduo a Carmen Serrano y Rugama MCM

6 noviembre 2018

Día 2. Nacida para catequizar

A) Catequista en el Sr. De los trabajos.

Tomado de Almas Heroicas página 22 párrafo 2 y Deseos de Un Alma página 207 párrafo 3.

“El padre Collell traza a grandes rasgos el aspecto físico y moral que presentaba la Señorita Carmen Serrano cuando la conoció por primera vez: “¡Era catequista cumplida y sumamentetrabajadora en todas las asociaciones de nuestro templo y de algunaotra iglesia; afanosísima en el cumplimiento de los quhaceres domésticos; entregada enteramente al ejercicio de la ocación y comunicación con Dios. Era un alma ensimimada en Jesús, no pensando más que en complacerle, en amarle y en hacel algo por su divina gloria; en su aspecto exterior era de baja estatura , cuerpo inclinado hacia adelante, rostro pálido a causa de sus achaque y contantes hemorragias”.

... “Como su pensamiento giraba casi siempre alrededor de sus Misioneras, se entrnenía en coloquiar con la Sma. Virgen sobre  ellas pidiendo por la salud de una, por la obedienca de otra y por la santificación de todas. Otro de su stemas favoritos era el de los Sres. Sacerdotes; nunca se cansaba de rogar a Jes´s por todos para que fueran unos santos, y en particular como de corazón muy agradecido, rogaba por el OBispo León y por este su servidor (Padre Julián Collell CMF)  a fin de que nos concediera más y más virtud y santidad perfecta...”

B) Una mirada desde la Palabra.

Contemplar la mirada de Carmelita en la fotografía del grupo de catequistas del Señor de los Trabajos. ¿Cómo me siento, como me veo en la misión que realizo? (compartimos)

C) Agradecemos la Misión de Carmelita.

Leemos el Evangelio de Lucas cap. 4, 18ss.  Compartimos ¿Me siento ungida y enviada? ¿Cómo lo vivo?

Oramos el Perfil de la Misionera Cordimariana (CC no. 13)

En su proyecto de vida no han de albergar otro objetivo que el hacer presente a Dios en el mundo, la devoción al Inmaculado Corazón de María nuestra Madre y Compañera, y la salvación de todas las personas: fuera de esto, todas las empresas, por más grandes que parezcan las deben conceptuar por nada, en comparación de este objetivo.

Vayan pues, a EVANGELIZAR Y CATEQUIZAR a todas las gentes principalmente a las más necesitadas y marginadas de la sociedad, a las más indigentes; vayan a llevar la BUENA NUEVA a donde sean enviadas por la Congregación, sea a aquellas montañas agrestes, sea a aquellas barriadas más olvidadas, sea la América toda, y por la Europa, Asia, África, Oceanía: todo el mundo es su campo de acción.

Y en donde haya más hambre e ignorancia de Dios, allí han de ir con preferencia, y en donde el trabajo evangelizador esté más erizado de dificultades, trabajos, privaciones, ahí se deben lanzar con más ardor, con fe, confianza, gracia y amor de Cristo Jesús y del Corazón Inmaculado de nuestra Madre.

“VAYAN Y ENSEÑEN A TODAS LAS GENTES”

Y para llegar a la meta de semejante ideal, aunque sólo sea por la evangelización de una sola persona, no ha de haber potencia humana de tribulación, humillación, cansancio, hambre, sed, pobreza, persecución, cruz, etc.; que las haga desistir un solo punto del PLAN DE DIOS. Para lo cual es también necesario que posean un espíritu inmenso, que nada las arredre, ni las haga titubear jamás ni en su vocación, ni en ninguno de sus proyectos o lugares a donde sean enviadas, aún frente a las más grandes ingratitudes y desengaños de parte de las gentes o de sus hermanos y hermanas. En una palabra, tengan un celo ardiente y prudente como el de Jesús por la realización del proyecto del Padre, inquebrantable como el de Jesús y misericordioso como el de Jesús.

Concluimos con el canto “El Espíritu del Señor está sobre mí”