RESUCITÓ ALELUYA

Resucitar es construir un mundo fraterno

Escucha la Palabra: Mt 28,8-15 las palabras del Resucitado hablan otro lenguaje, invitan a una nueva actitud, a nuevas relaciones: “mis hermanos”. ¿Tratas a los otros como tus hermanos?
Toma nota: el Resucitado sigue dando muestras de que está vivo, de que la muerte no lo pudo retener, de que la vida ha triunfado, de que la humanidad ahora posee los rasgos de la “fraternidad”.
Resucita: dando buenas noticias a los que te rodean, comunicándoles que Jesús está vivo, que la nueva comunidad discipular es de “hermanos”, que las enemistades dan paso a la vida en común.
Anuncia: que las mujeres son portadoras de buenas noticias, que el Resucitado espera en Galilea, en lo cotidiano de la vida de cada día, en tu metro cuadrado, ahí donde vives de y por la fe.
Supera: las mentiras de la sociedad, que sigue empeñada en hacer callar las buenas noticias de la resurrección al precio que sea, sin importar la mentira y la cantidad de dinero a invertir en ella.
Evita: ser tú uno más de los que se dedican a embaucar a la gente sencilla con las mentiras de que no hay esperanza, que no hay nada mejor que esperar, que el mundo está perdido, que todo pasa.
Sé luz: allí donde la oscuridad pretende sofocar la luz resucitada, donde la mentira es el pan cotidiano, donde el dinero decide sobre la vida de las personas inocentes, donde la maldad lucha.
Ora: Señor, yo, como las mujeres del Evangelio, quiero ser portador de buenas noticias, de la vida resucitada. Yo quiero oponerme, con la fuerza de la fe, a toda la mentira que se cierne sobre la humanidad, dar la cara por la vida y la fe en tu Resurrección. Amén
Pbro. William G. Segura Sánchez
http://segurawillian.blogspot.com/2017/04/reflexion-diaria-lunes-17-de-a...