Reflexión Bíblica 14 de Mayo 2017

 Juan: 14, 1-12

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No pierdan la paz. Si creen en Dios, crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. Si no fuera así, yo se lo habría dicho a ustedes, porque ahora voy a prepararles un lugar. Cuando me haya ido y les haya preparado un lugar, volveré y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Y ya saben el camino para llegar al lugar a donde voy”. Entonces Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?” Jesús le respondió: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí. Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”. Le dijo Felipe: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. Jesús le replicó: “Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ve a mí, ve al Padre. ¿Entonces por qué dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras. Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aún mayores, porque yo me voy al Padre”.

Reflexión

Jesús camino al Padre

Jesús ilumina nuestro camino pascual, comienza invitándonos a no perder la paz, a pesar de los momentos difíciles que vivimos o vamos a vivir, nos pide que confiemos en Èl por que ya tiene un lugar para nosotros junto a Él y su Padre y esa es la esperanza que debe alentar nuestra paz.

Después, ante la duda de no saber cuál es el camino se revela como:

 Jesús – Camino, y Camino al Padre, sus acciones, su modo de vivir son los pasos que debemos seguir, Él siempre busca cumplir la voluntad de su Padre, trabaja por hacer realidad el Reino con todas sus exigencias, Reino en el que  tod@s somos incluidos, reinado de servicio.

Jesús- Verdad, porque todas sus acciones son coherentes con lo que anuncia, ya sus discípulos lo habían visto, Él les decía que había que servir, pero antes les servía a ellos, decía que Dios es Misericordioso y acogía a todos, compadeciéndose de los enfermos y sanándolos, así como perdonando los pecados a quienes lo necesitaban.

Jesús- Vida. Estar con Jesús, seguir su camino nos mantiene con alegría y esperanza. Estamos en movimiento y eso nos hace sentirnos vivos nos hace salir al encuentro de quienes necesitan vida.

La razón de ser de Jesús es el amor al Padre, su relación es tan profunda y exclusiva que logra identificarse con Él como uno; y a la vez es incluyente porque para nosotros tiene un lugar preparado y para eso  no tenemos que esperar más, hoy y ahora, desde donde estamos y en lo que hacemos caminemos con Jesús- Camino-Verdad-Vida, hacia el Padre.